Características de la mujer Libra

La mujer de Libra es la representación más vívida de este signo, porque el mismo es de naturaleza femenina. Venus es el planeta regente de estas chicas, por lo que su femineidad, belleza y sensualidad las hace destacar del resto. A diferencia de su expresión masculina que resalta un lado más rebelde, la chica libriana es elegante y refinada en un nivel muy elevado.

Esto no significa que ella no sea rebelde y extremista en el fondo de su corazón, pero su exteriorización ante el mundo es bastante recatada y comedida. Mucho se habla del espíritu justiciero y combativo de Libra, pero poco de su costado conservador que aunque es bastante corto, existe. Este es obvio en su forma diplomática de manejar las relaciones sociales, en donde este signo entiende perfectamente lo negativo que es llegar a la confrontación. Hoy veremos el lado más fastuoso de estas sensibles chicas.

Mujeres demasiado refinadas

El espíritu de la mujer líbrano es humanista y combativo, pero eso no significa que deban andar por la calle desaliñadas. En su exterior, estas chicas mostrarán un equilibrio perfecto entre moda, buen gusto y moderación, sin abandonas el toque sensual que jamás puede faltar. La mujer de Libra da muestras de supremacía a la hora de mostrar su cuerpo, curvilíneo pero jamás expuesto. Parecerá mentira que una de las almas más extravagantes y rebeldes pueda mantener tanta armonía en su forma de vestir. Pero su refinación no se reduce a su ropa o maquillaje.

La mujer libriana es inteligente en su forma de expresarse frente a los demás. Siempre estarán dispuestas a escucharte y seguir con buen ritmo una conversación, entendiendo rápidamente que es lo que desean las personas que la rodean. Ellas son como un rascacielos perfectamente diseñado, que es capaz de mantenerse a la altura de cualquier circunstancia. Es rescatable su diplomacia natural, la cual combina con su imagen exterior. Todo lo que irradian es solidez emocional, psicológica y corporal más allá de que quizás aún no han encontrado su complemento ideal. Internamente pueden sufrir algún desequilibrio, pero eso jamás lo demostrarán. Su forma de manifestarse es puramente racional.

En busca de la armonía

Cuando la mujer de Libra llega a la madurez, entiende que su equilibrio espiritual y personal no lo encontrará en su pareja o en las fiestas. Es cuando inicia una exhaustiva búsqueda de elementos y prácticas que pueden ayudarlas a formar su paz interior. La chica libriana es amante de la meditación, el yoga, el budismo y demás prácticas que puedan proporcionarle los mecanismos para armonizar su existencia.

Además, ellas pueden poseer algunas capacidades curativas que en ocasiones llegan a explorar y desarrollar. Las regidas por la balanza son un caudal de energía pura y siempre han sentido la necesidad de darles algo bueno a los demás. Ellas siempre están en el punto intermedio entre la búsqueda personal y la acción colectiva. Quizás el tan ansiado equilibrio líbrano está atrapado entre dos mundos: el externo y el interno, el individual y el grupal.

Articulos relacionados